Libertad

Ilustración de Juanno
Ilustración de Juanno

Sánchez Bonet, Daniel

Harta de seguir las órdenes de su dueño, éste, le concedió su tan ansiado deseo y le cortó los hilos, dejándola libre para siempre. Desde entonces, apenada, la marioneta sigue abandonada en una estantería, mientras busca una cuerda con la que poder suicidarse.