¿Quiénes son los Reyes?

Ribbert, Elsa

Era costumbre, el ritual “de los Reyes Magos” comenzaba la noche del cinco de enero.

Pero aquel cinco de enero fue diferente. Avanzada la noche, escuché un relincho extraño y desperté enseguida. Me levanté y caminé despacio hacia la puerta del patio, donde estaban los zapatos. Grande fue mi sorpresa al ver a tres hombres disfrazados, con unos sombreros muy raros, tocando los paquetes. “¿Son ladrones de regalos?”, me pregunté. Muy quieto observé la situación. Estos señores no se llevaron nada, acomodaron los obsequios, salieron al patio, cada uno agarró con una soga a un camello y se fueron.

Esa noche perdí mi inocente ilusión infantil, me enteré de que los Reyes Magos no eran mis padres.