Carnavalesca

Broggi, Felisa

Plaf, plaf, plaf… pies saltando. Chas, chas, chas, manos aplaudiendo.

Entró por una ventana, improvisó un baile andaluz, les robó las sonrisas y el dinero y desapareció como una luz.