El placer de la carne

Nasello, Patricia

Descorre el cerrojo y se dirige al desfile.

—Qué buen disfraz de leona —exclaman quienes pasan junto a ella.

La noche de carnaval ya casi es día cuando, ahíta de hombres, regresa a su jaula y pone traba.