Esquirla

Capasso, Mario

El hombre, que parecía satisfecho, caminaba por Plaza de Mayo. Entonces la vio y se agachó a recogerla. Al rato, mientras esperaba ante un semáforo en rojo, comenzó a silbar un tango y a sangrar.