Siete horas de amor

Iguina, Margarita

Lo conocí a las once de la mañana. A las tres de la tarde ya éramos novios. Cuando el sol comenzaba a ocultarse, nos comprometimos. Luego comenzaron las lluvias y al llegar los vientos, desapareció.