Tormenta de verano

Lew, Sara

A mi edad, el amor de esa joven fue una tormenta de verano. Tras las ansiadas primeras gotas me inundó con tal ímpetu, que sentí que me ahogaba; yo deseaba ya tocar tierra, pero ella traía más agua para que siguiera flotando. Sin ser capaz de aguantar sus envites, caí extenuado y ella entonces se fue volando a otra parte.