Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte V

Varios

Kübler Ross

Te han visto con tres cerdos y flirteando con las cabritillas. ¡Lo único que me faltaba era encontrarte en la cama con la ropa de la abuela!

Kübler Ross

Apoltronada y sola recuerda como unos hermanos daltónicos y el tiempo hicieron de su abrigo verde pura moralina.

Labriola, Gastón

Si camino a la casa de tu abuela un lobo trata de engañarte Caperucita, clama por ayuda; un leñador vendrá en tu auxilio.

Leuzzi, Daniel

Caperucita recogió las flores y un oso saltó sobre ella:

– ¡Voy a comerte!

– ¿Cómo? Tú no eres el lobo.

– ¿Nadie te dijo que hubo un cambio?

Leuzzi, Daniel

SMS: Grimm, el toro llegó antes que yo. En el próximo cuento cambiale el color a la capa. Sigo con hambre. Saludos del lobo.

Leuzzi, Daniel

– ¡Abuelita! ¡Abuelita! ¡El tratamiento de depilación definitiva no te ha dado resultado!

¡Tienes que cambiar de esteticista!

Leuzzi, Daniel

Aviso: Se busca héroe para cuento. La asociación protectora del medio ambiente prohibió la tala de árboles. Los leñadores son historia.

Lito Ecram

– Pero Lobo Feroz ¡qué ojos tan grandes tienes! Es que acabo de ver a tu abuelita acostada… ¡con el cazador!

Lito Ecram

Caperucita Roja fue al bosque con su celu con GPS y gas paralizante. El lobo no se atrevió a acercarse; era feroz, no “dolobu”.

Lito Ecram

El cazador destripó al lobo y sacó con vida a Caperucita, a su abuela, al cerdito de la casa de paja y al de la casa de madera.

Lito Ecram

Una vez había una Caperucita Feroz que se encontró con un Lobo Rojo. Y colorado, colorín se ha terminado este cuento.

Lito Ecram

Caperucita Roja a casa de su abuela va por el bosque. Lobo come a abuela, engaña y come a Caperucita. Cazador abre a lobo, las salva.

Lito Ecram

K-perucita Roja va a K-sa D su abuela, don-D lobo q’ C comió a l’abuela C A-C pasar x ésta y C la come. K-zador las salva. Fin.

Lito Ecram

Cuando entró a la casa de la abuela notó que nunca había imaginado que la viejecita podría tener… ¡una escopeta de dos caños!

Lito Ecram

Caperucita Roja ir a casa de abuelita. Lobo Feroz comer abuelita y hacerse pasar por ella. Cazador matar lobo. Tarzán ver todo.

Lito Ecram

Fin. Se ha terminado este tocuen, colorado y colorín. Con un Feroz Lobo se encontró la Roja Caperucita que una vez había.

Lito Ecram

Al llegar encontró al lobo en la cama, acurrucado a los pies de Caperucita Roja y su abuela. Sin dudarlo los mató a los tres.

Lito Ecram

Despreocupada juntaba flores. Sabía que con el olor a rancio que empezaba a tener su abuela, el lobo no se atrevería a comerla.

Lito Ecram

Caperucita Roja agachada juntando flores, bue… Pero la abuelita encamada con el cazador, eso sí que me puso los ojos grandes.

Lito Ecram

Dicen que cuando el lobo invitó a Caperucita Roja a meterse con él en la cama, ella le dijo: – ¿Qué pretende usted de mí?

Lito Ecram

Caperucita Roja y la vieja,/adentro del lobo/que era feroz, no bobo./Luego vino el cazador/y fue su salvador,/dejando moraleja.

Lito Ecram

Justo cuando estaba por comerse a Caperucita Roja apareció el cazador. —¿Y éste quién es? —dijo el lobo— ¡Ayúdame Perraaault!!!

Lito Ecram

En el bosque encontró a dos cerditos que huían de un lobo que demolía casas. Menos mal que la de mi abuela es de piedra, pensó.

Lito Ecram

Cielo azul, verde bosque, violetas, Caperucita Roja. No todo color rosa. Queda blanca. Abuela amarilla, lengua azul. Día negro.

Lito Ecram

Abía 1 Vz 1 KPrucita roja q’ C enc/tró c/1 lobo feroz, q’ a eya y a su abu C comió. Y colorín colorado esT cuento C A Trminado.

Lito Ecram

El virus Lobo Feroz infectó la computadora de la abuela de Caperucita Roja y le envió un mail a ésta: “Te espero para comer”.

Lito Ecram

Caperucita Roja salió con su MP3. Un SMS a su abu anticipó su llegada (GPS OK). Le dejó el DVD y la dejó chatear tranquila.

Lito Ecram

Caperucita Roja ya no es una niña, su abuela falleció, el bosque fue talado y está prohibido cazar desde la extinción del lobo.

Lito Ecram

Cuando el lobo invitó a Caperucita Roja a meterse con él en la cama no fue para comerla, sino para contarle un cuentito… ¿No?

Lito Ecram

Llamado a la solidaridad: Se solicita paradero de nena tonta. Vestía una caperuza roja y fue vista por última vez en el bosque.

Lito Ecram

¡Chanfle! El examen de ADN dice que soy hermano de Caperucita. Lo sospeché desde un principio… ¡No contaban con mi astucia!

Lito Ecram

Hacía tiempo que no se sacaba la vieja caperuza roja ni para ir al baño, por eso todos la conocían como “Caperusucia Rota”.

Lito Ecram

De las entrañas del lobo renacía como el ave fénix, aunque llorando, con cara de espanto y su caperuza bañada en sangre.

Lito Ecram

Había nacido por parto normal, pero pudo comprobar lo que era nacer por cesárea cuando un cazador actuó de partero con un lobo.

Lito Ecram

Desde que habían salido juntas con vida de la panza del lobo, la consideraba más su hermana que su abuela. Así era Caperucita.

Lito Ecram

Lástima, ahora que Caperucita Roja es toda una mujer fatal y luce lencería roja, al lobo ya no se lo ve más que en el zoo.

Lito Ecram

Caperucita Roja, su abuela y el cazador no contaron el cuento: el hambriento lobo se los comió a los tres.