Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte VIII

Varios

Lito Ecram

Se busca a la Caperucita Roja de 140 caracteres con espacios. Habría sido vista en Cuentos y más…

Lito Ecram

Según cuenta una colorida leyenda Caperucita Roja murió, pero sus hermanas la Caperucita Amarilla y la Azul vengaron su muerte.

Lito Ecram

Inútil fue escribir 140 microrrelatos intentando hallar a una Caperucita Roja de 140 caracteres que valiera la pena leer.

Lito Ecram

Cuando veo que mi sobrinita usa buzo rojo con capucha y sale con dos chicos a la vez, pienso que Caperucitas eran las de antes.

Lito Ecram

Moraleja actualizada del cuento de Caperucita Roja: ¡Ojo con las lobas, chicos! Los pueden dejar destrozados…

Lito Ecram

Kaperuciten Rojen: A partir de 1812 la niña del Chaperoncito rojo pasó a ser rubia, más alta y un poco menos dulce y cariñosa.

Lito Ecram

¿Érase una pequeña y dulce coquetuela, una niña dulce y cariñosa o una adorable niña? No lo sé, los Grimm escribían en alemán.

Lito Ecram

—Llévale tú la comida a tu abuela Evita y evita que tú y tu abuela sean comidas —le dijo Rosa a su hija Caperucita Roja.

Lito Ecram

Cansada de su apodo fue hasta el bosque y prendió fuego su caperuza roja. Ese fue el inicio de un devastador incendio forestal.

Lito Ecram

Quería que la llamaran por su verdadero nombre, pero luego Caperucita entró a trabajar en CONTROL y se la conoció como “la 99”.

Lito Ecram

¿“Il estoit une fois une petite fille de village” o “Es war einmal eine kleine süße Dirn”? Es lo mismo, los dos están buenos.

Lito Ecram

La madre envía a Caperucita, que lo ve al lobo, que se come a la abuela, que es imitada por el lobo, que se come a Caperucita.

Lito Ecram

Si hasta el nombre te han cambiado como has cambiado de suerte: ya no sos mi Caperucita, ahora te llaman Chaperona. ¡Chan chan!

Lito Ecram

CAPERUCITA – CAPERUCHITA – CAPUCHITA – CAPUCHA – LA PUCHA – LA POCHA, y así fue como la terminaron llamando en el pueblo.

Lito Ecram

El tiempo ha pasado y las cosas han cambiado. Ya no sos mi Caperucita y yo no soy tu lobizón…

Lucchetta, Arturo Jaime
Final feliz: Lobo bulímico se provoca el vómito y devuelve entera a la abuelita bañada en bilis.

Luque, Juan Ignacio

Cuando despertó sintió que el aliento de su abuelita, que dormía junto a ella, había empeorado considerablemente.

Luri, Sebastián

El lobo se comió a la anciana en su casa y esperó a la niña. También la devoró, pero un leñador llegó y con su navaja las salvó.

Manceda, Ana María

Caperucita Planeta va al bosque, el lobo financiero la espera, los árboles lloran tirando sus hojas.

Manceda, Ana María

La abuelita la espera, el lobo analfabeto, lleno, gordo, no sabe qué hacer, ya había exterminado a casi todos los nietos.

Manceda, Ana María

Cuando entró el cazador el lobo se rió ¿Quién de los dos saldría vivo? Ambos eran predadores.

Manceda, Ana María

Caperucita entró radiante, su abuelita lobo la miró avaricioso. La niña recordó al pariente que la manoseó, impulsada por el asco escapó.

Manceda, Ana María

Caperucita decidió en el camino no ir a lo de su abuelita, fue al Cyber, ahí se contactó con una manada de hombres lobos.

Mancilla, Eduardo

La señora Caperucita Negra, decidió cambiarse el apellido para adaptarse a éstos tiempos, dejando atrás el estereotipo de la rebelión juvenil.

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: si me disfrazo de Lobo, ¿en Haloween me crecerán los ojos y la boca para ver y blasfemar mejor?

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: si soy parte de un cuento y ese cuento es para niños ¿por qué el lobo me come y también a mi abuelita?

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: ¿y a nadie se le ocurrió pensar que en mi camino podría encontrar algo más que a un torpe lobo embaucador?

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: y si me hubiese comido al horrible lobo feroz… ¿hoy sería la mala de la película?

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: ¿y si mi capa hubiese sido verde? No habría pasado de moda y hoy sería un sex simbol al natural.

Mariadnne

Reflexiones de Caperucita: Si mi abuelita viviera, hoy tendría cuerpo de diosa pero cara de arrepentimiento.

Mariano

Caperucita Roja era barrabrava del Lobo. Su choque con El Abuelo (la cofia eran canas) en el Bosque no fue un cuento.

Marker, Alejandro

Capita y canasta yacen en el pasto. El lobo devora la vianda. Caperucita, harta, se mudó con el Príncipe Azul a las 1001 noches.

Martínez, Silvia Nora

La abuela, la mamá y Caperucita Roja eran amantes del leñador. La nena lo quería para ella sola. Llegó el lobo y se pudrió todo.

Martínez, Diego

En el bosque Caperucita fue mordida por el Lobo. Desde entonces, la Abuela gasta su pensión en acumular balas de plata y ristras de ajo.

Martínez, Diego

Aunque el Lobo se vista de Abuela, Lobo se queda.

Martínez, Diego

El hachero no se hizo famoso por rescatar a Caperucita y su Abuela, sino por las exquisitas conservas de Lobo en escabeche.

Martínez, Diego

Caperucita llevaba un hacha en la cesta. El difunto Lobo jamás lo intuyó.