Caperucita Roja en 140 caracteres. Parte X

Varios

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Abrimos el libro y el lobo que se sirvió a la abuela y Caperuza sale y nos come. El final queda abierto. Devoró también las letras.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Por alguna extraña razón, El leñador que rebanó a un animal en vías de extinción, nos da clases de moralidad.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Es de todos sabido, que cuando un lobo se enamora, siente caperucitas en el estomago.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cuando entré al club de caza, no pensaba en los lobos como presa. Yo deseaba cazar pequeñas niñas, de capa sedosa y tez blanca.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El lobo es sorprendido en el bosque, lucha ferozmente, al final su cadáver es arrastrado sangrante para alimento de las caperuzas.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El lobo en celo desprende un aroma que sólo es percibido por las caperuzas rojas, verdes y amarillas ocultas en el follaje.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El leñador partió al lobo y salió Caperucita, la abuela, el sombrerero, la liebre de marzo y el lirón, que gustosos compartían el té.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita requiere paciencia y astucia, mi presa favorita es el leñador. Lo devoro y hallo miles de caperuzas en su interior.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Madre: “Iras con tu abuela”. Colocó mi capa y dio un mapa, señaló el camino. -¡Me lleva a la boca del lobo! -Cómo crees amada Gretel.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Comerte, devorarte, engullirte, zamparte, tragarte, embucharte, masticarte, ingerirte, deglutirte, consumirte… ¡PERO MEJOR!

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Siento escala mi garganta, aprieto la mandíbula y mi lengua reconoce el terciopelo de la capa que la volvía una jugosa fruta.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo-Te comeré. Caperucita-bueno. Lobo-¿Así sin preguntas? Ella calla y él, más deseoso de aventura que hambriento, se retira.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El leñador no intuyó plan alguno, ni le importaba Caperucita. Él solo disfruta el olor a sangre y ver pudrir el cuerpo del lobo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

“Los lobos los criamos aquí, las niñas laboran en la maquiladora de capas, al crecer hacen de abuelas”. Así continua vivo el cuento.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita no tiene nada contra el lobo, pero cuando intenta besarla, siempre tiene ese olor rancio que le recuerda a su abuela.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Harta de capas, fabrica un abrigo de piel de lobo. Sus enormes dientes son collares, los grandes ojos, diamantes y la tripa un lazo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Abuela con cansada resignación cambia vestimenta por dinero. ¡Qué cariño podría tener a la nieta, si no sabe distinguirla del lobo!

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperuza por el bosque cantando lari, lara, lari, lara ♪. El lobo cree más adecuado Sinfonía No. 6 “Trágica” de Gustav Mahler ♫

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Cuando logró al fin entrar a la boca del lobo, se desilusionó. Estaba vacío, sin mecanismos, tuercas, ni tornillos como imaginó.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita en realidad nunca ha visto un lobo. Lo usa como metáfora, o de símbolo de su desvirgamiento.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo no seguía a Caperuza. Iba porque el camino a casa de la abuela es el más bello del bosque, con plantas y aves cuyos cantos fascinan.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El bosque devastado, hoy es una triste ciudad. El Lobo, ahora se disfraza de policía, burócrata, ama de casa, niños, etc.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

En un mundo en el que no llevas capa, y yo solo soy un hombre, no encuentro astucia que me lleve hacia ti.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Caperucita tocó la puerta y la voz dijo: “¡Bienvenida. Entra por tu propia voluntad! y deja algo de la alegría que traes contigo”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

En lugar de abuela, va con el lobo, lo besa y beben tras los árboles. Abuela y leñador hacen lo mismo. Ninguno desmiente el cuento.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

En ocasiones me gusta disfrazarme de leñador; las abuelas caníbales son derrotadas con facilidad. Los lobos, no sufrimos bajas.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La caza del lobo resulta muy difícil. Hay trampas muy elaboradas, brigadas cercan a las manadas; a mí me basta con vestir de rojo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Lobo disfrazado de Caperucita bailaba y saltaba en el bosque. Sus ojos, orejas y dientes resaltaban de la diminuta capa. Ridículo.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Variar de final, de la canasta comí. Escribiste que la abuela murió. Y aunque no fuiste mía esa vez, tu sonrisa me hizo tanto bien.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

“En bosque-dijo el leñador-no hay abue ni nieta que le visite”. La reconocí: “No me engañas Caperuza. Huye con tu abue, ahí te veré”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

LOBO: #ff @Caperucitaroja @LaAbuelita #unfollow @Leñador CAPERUCITA: lobo me comió #TwitterOff ABUELA: “Escribo esta carta…”

Mendez Ruiz, Luis Felipe

La jauría vuelve de caza desilusionada. Cuando duermen, él sigue despierto, saboreando, con un trozo de tela roja entre las garras.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

El bosque entero fue consumido por las llamas. Pero un Lobo dijo: “He salvado a una niña y a su abuela, las traigo aquí en mi panza”.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

II. Yo tengo otro proceder, me visto de abuela y espero. Mi forma de caza, no tengo otra, a esta me condenó el escritor del cuento.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

I. Algunos comen niños persiguiéndolos sin tregua, dentro y fuera del bosque; lanzan una mordida certera y devoran hasta la capa.

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Prefiere los lobos a los hombres;son de pelo más suave y cuerpo más cálido.Ella en su boca y el en sus muslos,mueren dulcemente

Mendez Ruiz, Luis Felipe

Nota para ellobo: Ataviarse el camisón, colocar espejuelos y arreglarse el gorro, amenazar su vida con sonrisas, evitar preguntas.