Tormenta

Zárate, Omar Julio

Fue la peor noche de mi vida. Apenas recuerdo cómo comenzó, en el atardecer romántico, con ese aire entre salitroso y dulzón que nos llevaba y nos traía, nos subía y nos bajaba. En esa cena con langosta, caviar, champagne, vino, crema que comimos y nos untamos y siempre íbamos y veníamos, subíamos y bajábamos.

Sé cómo terminó, rescatados por Prefectura en medio del Río de La Plata, con signos de insolación y alcoholizados en medio de una gran tormenta con olas que, ahora, en la cama del hospital, me cuentan que llegaban a los cuatro metros. Y encima no sé si realmente llegamos a algo, fue la peor noche de mi vida.