Schujer, Silvia

Silvia Schujer
Silvia Schujer

Extractos de una entrevista realizada por Juan José Panno, María Vicens y Belén Andreozzi, el 21 de marzo de 2007.

El misterio de la creación

1. Mi proceso creativo empieza cuando lo que se me aparece es una imagen, y con ella una historia, que ya trae en sí a sus posibles lectores. Si es una historia con un conflicto muy sencillo, seguramente será contado con pocas y simples palabras. Esto no quiere decir menos bellas; tampoco que no exijan una bonita combinación. Si la trama es más compleja, necesariamente va a requerir de un vocabulario y otros recursos, lo que supone que tendrá otros lectores, otra experiencia lectora. Por eso en general lo primero que pienso y trabajo es la historia. Mi trabajo principal es hacer funcionar esa historia, no hay preguntas externas.

Maestros con cariño

2. María Elena Walsh es la que hace un aporte muy grande a la literatura infantil moderna. Ya hay una previa con Horacio Quiroga u otros autores, que no necesariamente escribían para chicos aunque destinaron una parte de su obra a ellos. Pero creo que la que hace el gran aporte es Maria Elena Walsh; ella ingresa el disparate en la literatura, digamos que la desescolariza un poco, le da una intención más literaria. Después de ese quiebre pasa un tiempo, ya que en el medio está la dictadura militar. Empiezan a aparecer los cuentos del Chirbitil, a haber algunos movimientos, pero me parece que sale con mucha más fuerza en el ´83, con la vuelta de la democracia. Pienso que porque los que escribían por lo bajo los años anteriores comienzan a emerger.

¿Y lo nuevo, dónde está?

3. Yo lo que veo en la literatura infantil actual es ciertos cambios en lo que es el formato; vienen más originales, pero de formato. Literariamente, yo no percibo un salto, siento más de lo mismo; no veo un crecimiento, o textos que me resulten profundamente interesantes, como los de otros años. Yo descubrí, un poco tarde, que aparecían Pablo De Santis, Marcelo Birmajer, una nueva camada muy interesante. La producción mejoró desde el punto de vista industrial. Ahora, en el contenido, me parece que en algunos casos involucionó, por lo que estuve leyendo recientemente. Veo una chatura notable.

Blancanieta

4. Una de las causas por las cuales las historias tradicionales no mueren es porque son narraciones con mucha carnadura, mucha emoción, todo lo demás está lavado. Yo hace veinte años que escribo cuentos para chicos, y me resulta gracioso que siempre le termino leyendo a mi nieta Blancanieves. Esto a mí me hizo reflexionar muchísimo sobre los cuentos tradicionales, preguntarme dónde está el enganche. Y hay razones que son super literarias.

Leer entrevista completa.