El final de la gran final

Mancilla, Eduardo

Las dos potencias habían llegado a la final de la copa mundial de fútbol. Suceso que, para nadie fue sorpresivo, incluidos los mercados.

Los superlativos avances tecnológicos desarrollados por ambas, habían llevado a presentar equipos con hombres exigidos a límites impensados de la perfección de destreza física y mental. Los intereses de las corporaciones estaban en juego como nunca antes se había visto, y los demás bloques eliminados habían tomado posición por uno u otro sector en pugna. La competencia fue extrema, colosal, inaudita.

Al menos, esos fueron los relatos rescatados de los que pudieron observar el comienzo de la tercera y definitiva guerra mundial.