La diva y el dios

Clavijo Castillo, Giovanni

Moria Casán, pectopulenta diva sexigenaria de formas imposibles (tomo un respiro), camina por Corrientes. La loba acelera el paso y marca al mundo con su indiferencia. Fatal, fría, superficial, atorranta. Yo beso el polvo que pisa, devoro sus partículas siliconadas, me intoxico de perfume barato (en ella todo parece barato). Un hombre débil. Llueve, El Gráfico se convierte en pulpa. Olmedo busca en su escote un alivio para una deslucida eternidad. Maradona piensa en su oportunidad perdida.