La triste ironía

Martínez, María Mercedes

Tarde de 29 de Julio. Año 2000. Está cansado. Varios días sin dormir. Algo se está gestando en su interior. Muchas preguntas sin respuesta. Pocos lo saben. Caras preocupadas. No es el de siempre.

Recuerdos lejanos le conmocionan hasta los huesos. Parajes de campo. Agradecimientos humildes. Viajes.

La vida es fruto del esfuerzo. Lejos está la confianza en el poder de la lucha sostenida. Sólo ésta ha dado tanto éxito. Pero hoy… lejana… La vida de un mendigo que golpea puertas…

Libros, publicaciones, conferencias que se amontonan en la cabeza. Amigos. Compañeros de ruta. Sinsabores y satisfacciones. Brindis, éxito y oscuro presagio.

Un llamado que no llega. Luces de esperanza que se apagan. Gritos en silencio y necesarios desgarros hunden la paz de miradas quietas, ahogadas…

Suerte irónica la de mirar premios, fotos viejas, viejas revistas con algún reportaje. Recuerdos de viajes, dulzura de experiencias. Salvar vidas… ¿un milagro? ¿Poder seguir haciéndolo?…. Se acabaron los milagros…

La mano no tiembla en el momento de la decisión. Se apaga una vida. Una semilla ha quedado sembrada en terreno fértil.

Conmoción en la comunidad médica mundial. El creador de la técnica del “bypass” ha puesto fin a su vida.