Milagros de Agosto

Ambrosioni, María Silvina

Esto sucedió en la región de Campania más precisamente en la provincia de caserta en Italia. Corria el año 1940, cuando el padre de Giacomo decide viajar a América huyendo de la guerra, entre sus ropas trajo unas pequeñas ramas del parral que había plantado su bisabuelo, la corto delicada mente la introdujo en un frasco con tierra, en cuya tapa poseía unos pequeños orificios para permitir la respiración de la planta, del fruto de este parral se obtenía uno de los mejores vinos italianos el legendario “falerno”. Luego de varios meces llegaron a la provincia de Mendoza, en su nuevo hogar entremedio de las montañas planto su pequeña rama.
Pasaron varios años, esta es una de las plantas predilectas de Giacomo, la veía crecer día a día desde el ventanal de su cuarto y como se realizaba la recolección de las uvas de dicho vino, mientras disfrutaba de su niñez, su padre lo iba introducción en el oficio que se transmitía de generación en generación. Por ejemplo le explicaba la elaboración del vino tinto, como sabemos solo se puede elaborar con uvas tintas, ya que su hollejo es el responsable de la trasmisión del color al mosto y por ende al vino. Las uvas enteras se vuelcan en el lagar o pasan en una cinta trasportadora las cuales llegan a la maquina moledora. El mosto (jugo, pulpa, hollejos, semillas) se bombea en los tanques de fermentación y se sulfita, dando lugar al inicio de la fermentación alcohólica, el mosto queda en contacto con los hollejos (maceración) y semillas por tiempos diferentes según el tipo de vino que se quiera lograr. Debido a los hollejos que producen levaduras potentes la fermentación es tan fuerte que se denomina tumultuosa. Es importante el control de la temperatura alrededor de 30 grados centígrados los hollejos comienzan a flotar en la parte alta del tanque conformando un sombrero, este se rompe y sumerge varias veces para formar la sesión de las sustancias colorantes de los hollejos y los taninos de las semillas al mosto y para estimular la acción de la levadura presente en los mismos hollejos. Esta etapa dura aproximadamente una semana. Final mente, el mosto se saca de los tanques se separa de los hollejos, semillas y residuos de fermentación los cuales pasan a una prensa para obtener vinos de menor calidad. En la segunda fermentación el acido málico presente se transforma en acido láctico, este suaviza el mosto y equilibra la acides. Una vez que toda la azúcar termina de transformarse en alcohol al mosto se lo denomina vino luego de su clasificación se embotellan o se colocan en toneles para su posterior embasado. Así fue como Giacomo aprendió paso a paso a cuidar la producción de vino de su padre.
No solo sabe interesarse en la producción si no también en las leyendas que giran a su alrededor una de esta cuenta como se formo el lago falerno. Todos salemos que entre agosto y septiembre la vid sale de su descanso y la sabia comienza a circular nuevamente al punto tal que gotea a través de los cortes llamado lloro o llanto realizado en la poda. Pero aquella mañana de agosto fue diferente al levantarnos observamos que un pájaro de plumaje rojo brillante se estaba comiendo todo el parral, mi padre tomo su escopeta, nos hizo retroceder a todo el mundo matando a dicho pájaro, pero sucedió algo inexplicable, a través de los cortes comenzó a gotear un liquido color rojo brillante que se derramó sobre el camino hasta llegar al valle, así se formo el lago llamado falerno, este tiene una particularidad es de vino el cual se considera sagrado ya que se utiliza para la misa en ocasiones muy especiales en diciembre en las época de las comuniones del mismo lago surgen flores blancas según los habitantes del lugar significa pureza y buen augurio para el próximo año.