Desaparecido

Secco, Rodolfo

Puede uno quedarse tranquilo que en pocas palabras Carlos Aiub nos enseña a cuidar un jardín, teniendo siempre presente que el yuyal avanza si bajamos los brazos…, seguramente estos “hijos” algún día le enseñarán a los suyos a cuidar no solo jardines de esta manera, sino también sus vidas. Lo cierto es que de una u otra forma, los que desaparecen, aparecen y según mi hija siempre se parecen, “…a menudo los hijos se nos parecen…”, dice otro poeta. Con seguridad que esa emoción-orgullo que tuvieron Juan y su hermano la noche del viernes, desde algún lugar, fue disfrutada por sus viejos.