Mi hija Martina

Mancilla, Eduardo


En homenaje a Nelly Galasso, Madre de Plaza 25 de Mayo de Rosario.

Con Martina discutimos, peleamos, acordamos, nos amamos. Lo que se dice una buena relación padre e hija. A ella le expliqué lo que pasó, lo que viví, lo que quisimos y no pudo ser. Ella lo entendió y se conmovió con tantas muertes jóvenes. Lo entendió tan bien que a los 17 años creó y dirigió una obra de Teatro por la Identidad en la escuela Gurruchaga (Rosario). Ahora estudia, milita y se siente parte de esa sangre derramada por carniceros. Se siente, y lo es, un brote del árbol que creyeron seco. Siento que cumplí una misión, una acción responsable de la cual siento orgullo. Como si fuera una venganza de la vida contra los que quisieron ponernos de rodillas, hoy, 24 de Marzo, ella cumple 20 años y viajó a Buenos Aires a marchar con las Madres.