Campeón

Schnitman, Gabriel Martín

Lo que estaba en juego era el Campeonato Internacional de Truco era la final del mundo. Este deporte audaz convocaba miles de fanáticos pretenciosos de correctas cantatas de Envido. La selección llegaba como favorita a una instancia nunca antes alcanzada.

Antonio juega un cinco de basto y dice Voy. Francisco arroja al aire un siete de copas y dice Voy. Eleuterio y Francisco (Pancho) Ramírez era unos hermanos mexicanos que habían logrado convertirse en la revelación del campeonato. En la etapa clasificatoria no perdieron ni un chico.

El partido iguala en 27 por un error de Antonio en la mano anterior. Marcos sabe que no puede mentir si no tiene tantos. Pregunta Tenés con su tonada cordobesa y recuerda su primeros pasos en este deporte. “Falta Envido Carajo” grita y respira.

Eleuterio canta Treinta y ríe. El orgullo argentino dependía de la combinación de tres cartas que Marcos aún no había visto. Treinta y dos escupe y empieza a saltar. Después solo festejos, Argentina era campeón del mundo.