Combita

Bravo, Daniel

No fue sorpresa que cuando Alfredo, mi viejo, terminó de contar la historia de un gol de tiro libre que le hizo a Juventud Unida de la Ciudad de Maipú en un torneo interzonal por vigésimo quinta vez; que mi tío Gabriel, versero como típico tío soltero y cuarentón, no quiso ser menos y contó el día en que fue a ver jugar a “Combita”.

Según él, Combita era un empleado rural que había nacido con un “don”, una pegada maravillosa… todos los Domingos jugaba para su equipo, el Club Atlético Sarmiento de Tapalqué, y era el deleite de la gente. Cada tiro libre de cualquier distancia, directo o indirecto, corner y penal era un gol de “combita”: ¡si, así como escuchan! ¡Pegase de donde pegase combita la ponía en un ángulo! ¡Nadie en el mundo le ponía a la pelota el efecto que le ponía “combita”! Se ponía rojo gritando el tío.

Ganaron el campeonato gracias a él, el interzonal también y llegaron a la final del provincial con “Combita” acumulando 38 goles en 12 partidos (de los cuales había faltado a dos por trabajo) Todos de pelota parada…

El match se jugaba en Tapalque vs Morón, la cancha estallaba. La estrategia del rival era no hacer faltas de ningún tipo porque sabían que era gol de “Combita”. El planteo le salió 10 puntos: ni una falta, ni una mano, ni corners, ¡¡ni si quiera un orsai!!! Se volvía a poner colorado mi tío Gabriel gritando.

Hasta que en el minuto 92, el gigante que jugaba con la numero 2 de Morón en la espalda, le tira un “guadañazo” al 9 de Sarmiento que se iba solo mano a mano en el borde del área… ¡¡¡Tiro libre para Sarmiento!!!!: gooooolll, se escuchaba en la tribuna: ¡¡somos campeones, ya esta!! ¡¡partido definido!! Si tenemos a “combita” nunca falló y no lo va a hacer ahora….

“Combita” agarra la pelota, la acomoda…mira fijo al arquero… respira profundo… da tres pasos de carrera y….a las manos del arquero…. La gente no lo podía creer, ¡sus compañeros menos! ¡se escapaba la victoria!! ¡¡Traidor le gritaban!! El Hacha Ramírez, que jugaba de 8 se le acerca y le dice: “¿Qué hiciste!? ¡¡Se la tiraste a las manos!! Y “Combita” lo mira… sonríe y le dice: ¡Je! Si… dejá que la haga picar….