La luz mala

Bataglia, Mariano

En un bar de mi pueblo (Gilbert) se juntaban varios paisanos a jugar al truco por la copa y tomar el aperitivo. Un día estaban todos reunidos contando historias, algunas verídicas y otras no tanto, donde salió la gran historia de la luz mala, muy reconocida en el campo. Donde la charla de estas personas llevaba al miedo que se le tenía a la misma.

Don Juan, un hombre muy callado y tranquilo, tomó unas copas de más y escuchó con el codo en el mostrador el relato de las otras personas. Hasta que saltó y dijo: “yo la maté una vez a la luz mala”. Todos rieron y esperaron el relato.

Don Juan dijo: “Yo una vez iba pa’ las casas cerca del cementerio y a lo lejos ví una luz y yo dije: “esa debe ser la luz mala que se me acerca” y cada vez mas cerca entonces saque el facón y la esperé. Me bajé del caballo y le grité: “quédate, hay que sino te las vas ver con migo”, pero la luz venía cada vez mas cerca. Cuando se acercó del todo agarré las riendas del caballo en una mano y el facón en la otra y se acercaba más hasta que estuvo enfrente mío y hubo dos o tres segundos en que no sabía qué hacer hasta que la maté de una caballazo”.