Sin título

Maiellaro Rodiguez, Facundo

Este domingo se cumple un año de esa fatídica tarde donde mi equipo perdió el campeonato. No entiendo todavía cómo pudo pasar, teníamos todo servido en bandeja para salir campeones. Pero la mala suerte se adueño de nosotros, ninguno de los 10 mil espectadores se podía imaginar lo que sucedería al final del partido. Esperando un final feliz, digno de cuento de hadas, pero no pasó. Solamente lagrimas, tristeza y desilusión ahogó nuestras almas.

El equipo entrenó duro esa semana, pero el rival no era cualquiera, era el escolta del campeonato, detrás de nuestro glorioso Amancay. Y lograron ganar el título, de una manera inexplicable. Es hora de decirlo, por mas dolor que nos de. ¡NOS CONFUNDIMOS DE ESTADIO! En realidad, íbamos últimos, y descendimos. No nos confundimos de estadio, nos ganaron 5-0.