Fotos

Urtasun, Marta

Cuando le arrancaron otra de sus uñas, la mujer aulló el nombre que le pedían. Le dieron unas pinceladas sobre las restantes para que nadie los acusara de improvisados.