Justicia

Cabrera, Rubén Faustino

Emocionado, asistí por primera vez, invitado especialmente por mi trayectoria, a la Convención Anual de Bromistas Incorregibles.

-¡Bienvenido! -me dijeron-. Sentate.

Me corrieron la silla y caí de culo al piso.