Sin título

Queipo Rodríguez, Antonio

Al amanecer corrió las cortinas y la luna en lo alto le volvió la mirada. Luego, por la noche, salió a beber para intentar olvidar, pero el sol picaba como en un mediodía de marzo. Entonces comprendió que ella, al irse, había dejado su vida como un calcetín usado: rota y vuelta del revés.