Tres días

Chamfort

La marquesa de Sant-Pierre se encontraba en una reunión de sociedad en la que se decía que el mariscal de Richelieu había poseído a muchas mujeres sin haber amado nunca a ninguna. “¡Sin amar, está pronto dicho- contestó ella-. Yo sé de una mujer por la que recorrió trescientas leguas!” Aquí contó la historia en tercera persona y, llevada por su narración, terminó: “La llevó a la cama con una increíble violencia, y en la cama nos quedamos tres días”.

El libro de la imaginación. Editorial Fondo de Cultura Económica.