Mala Puntería

Novoa Castillo, Pedro Félix

Un farol de luz lo imaginó, lo jaló hacia arriba, lo zamaqueó. Le dio ojos, brillo dentro de las venas. La fosforescencia alrededor de su rostro le dio una expresión ausente, inexpresiva, pero por misericordia un chispazo de energía le dibujó unos labios carmesí y algo que con cierto reparo pudo llamarse sonrisa. Atrás, por el precipicio de sus hombros, la bruma del amanecer le delineó la silueta de una espalda, quizá un cuerpo que se movió; que estiró un brazo, el derecho, y en eso que pudo ser un abrigo o el vacío, o simplemente la sombra del residuo de noche que quedaba en aquel amanecer. Empuñó un arma, y apuntó hacia el farol pero no lo reventó. Había asesinado al sol.

Comentarios cerrados.