El gritón

Hinrichsen, Ana

Suena el teléfono y los pequeños niños se pelean por contestar. Después del forcejeo, el varón más grande consigue quedarse con el tubo y contestar. Acto seguido, se lo oye decir como un adulto: “Holaaaa… Bien y ¿vos?… Un libro… Bueno, ahora te doy”, pero cuando deja el aparato sobre la mesita, grita como un trueno: “¡Papáaaaaaaa te llama tu mamitaaaaaa!”.