Inodoro Pereyra

Moday, Mauricio

– ¡Qué me cuenta don Inodoro!
– Acá estamos Mendieta, dolorido… porque me apretan las botas del potro.
– No será que me aprietan las botas… de potro, don Inodoro.
– No, estimado amigo, en un partido del tenista de Tandil, tiró las zapatillas al público y las cacé al vuelo, como cigüeña boleada.
– ¿Y qué tiene que ver don Inodoro?
– Que me quedan chicas, Mendieta.