Negociemos Negro

Baldessari, Adriana

Querido Negro: El año pasado para recordarte, en la Plaza de las Colectividades, aquí en Rosario, organizaron una muestra con mi nombre, Mendieta, claro.
La idea, ¡qué lo parió!, fue trasladarme a mí, ahora me llaman el “ícono” de tu obra, a la tridimensión.
Tus amigos con los que tomabas café en El Cairo, Crist, Rep, Liniers y otros, hicieron diez nuevos Mendietas y los llevaron a recorrer el país (como una muestra), dicen.
Te lo cuento para que desde el Cielo no te confundas a esos Mendietas conmigo. Yo sigo siendo “ese cristiano aperrado por un inoportuno eclipse de luna”, al que pariste en el ´72.
Negociemos Negro y llevame con vos, a ver si todavía este 19 de julio, por los cuatro años, me arrancan del papel y me encierran en un E-Book.

Comentarios cerrados.