El sueño escrito que quisiera se haga realidad

Mancilla, Eduardo

De los personajes de Fontanarrosa, Boogie es el que me atrapa. Tal vez porque compartimos algunos rasgos (solo algunos, aclaro) de la zona profunda y compleja de la personalidad aunque, últimamente, en algunos capítulos de sus tiras noto llamativos cambios.
En el que deseo describir, lo veo charlando animadamente con Inodoro Pereyra, mientras acaricia a Mendieta que lo mira con la confianza de quién espera un balazo en la nuca.
¿Quién lo hubiera imaginado? Tomando mates dulces cebados por la Eulogia, disfrutando de la vida en familia, explayándose sobre tópicos sencillos y campechanos.
Les confiesa que se hartó de aporrear, humillar y matar personajes, que a partir de ahora cambiaría de vida, empezaría a ir a la cancha a ver partidos de fútbol y a sentarse en los bares de Rosario a dejar pasar el tiempo con sus amigos.
Es evidente que estamos ante un suceso de reencarnación telúrico, seguro que vuelve porque los extraña. Salud negro.