Si quieres “sanar”, húyele a las “ranas”

Iguina, Margarita

No fue acertada ni seria la decisión de viajar al Caribe en busca de buenos aires. Lo que encontramos fue una miríada de sapos que se multiplicaban como los conejitos de Cortázar cayendo inclusive en nuestras sopas al comienzo de la cena.