El gol que no fue

Matz, Hernán

Los periodistas son un invento de las revistas. El mejor gol de todos los tiempos. No me jodan. Qué saben estos tipos de goles de todos los tiempos. Yo sí que vi conquistas de todos los colores. Golazos. Vos no sabés las piruetas que veía en el Halab Ladhiqiya Sporting. Recuerdo una en particular. Fue en el estadio de Bombasi. Ese pibe era un crack. El fútbol a veces confunde, viste. No se sabía si era un partido o una guerra. La cosa estaba picante. El pibe arrancó desde la mitad de la cancha. Y no paró. Uno, dos, tres. Zurdito era. De esos zurditos pícaros que les gusta faltarle el respeto a los grandulones. Y se metió en el área. Pero justo cuando pasó al arquero y quedó frente a la red definió desviado. No me hablen de goles. Ese hubiera sido el mejor de todos los tiempos. Y encima protestó por una supuesta falta y se comió la segunda amarilla. ¿Podés creer que la primera se la había ligado por intentar meter un gol con la mano? Pobre pibe. Pobre.

Comentarios cerrados.