Inodoro Pereyra

Castagnasso, Germán

– ¡Eulooooogia! ¡Pongase linda que nos vamos pa Güenosaires!
– ¿Linda?- dijo Mendieta-. Va a tener que operarla de urgencia Don Inodoro.
– ¿Una operación de la cara dice usté?
– Carísima. Mas que un cirujano va a tener que llamar un arquiteto, Don Inodoro. Son mucho ambientes pa remodelar.
– ¿Qué pasa Inodoro?-, dijo apareciendo de golpe la Eulogia y provocando un eclipse de sol en la tarde pampeana.
– Me yegaron invitaciones pa dir al Güenosaires. Se cumplieron cuatro años ya que el Negro dejó de dibujarnos. Hay un concurso y quieren que estemos ayi, precisamente. Se extraña la tinta, se extraña el Negro. Jué el mejor amigo de este gaucho, sin ofender Mendieta. Así que haga esa dieta rápida que me prometió, baje esos 80 kilitos que le sobran que nos vamos.
– Güeno, usté y Mendieta se me bañan entonces.
– Esteee, no es pa tanto Eulogia.
– Mejor vamos todos ansina, como estamo, Don Inodoro-, propuso Mendieta.
– See, a ver si no nos reconocen.
– Que lo parió.

Comentarios cerrados.