El prisionero tatuado

Franzini, Griselda

En el momento en que arrojó la botella al mar el prisionero tatuado gritó de dolor y se miró los brazos, no tenían un solo dibujo, una sola palabra.