La sorpresa de Boogie

Ibaña, Daniel

No deja de sorprendernos, a pesar de que Boogie nos había anunciado su destino. Él lo sabía y lo había aceptado con el coraje de siempre. Lo había negado al principio y ocultado una vez que lo supo irremediable. Nosotros, sus amigos, lo abrazamos con la calidez de la mirada cuando nos dio la noticia.
Al contrario de lo que se pueda pensar, no estoy triste. Sigo sorprendido, pero entiendo que estas cosas son parte de la vida y que nuestras elecciones traen consecuencias inherentes; y hay que aceptarlas con hombría. Como lo hizo Boogie.
Puedo jurar que nadie imaginó este desenlace. Todos saben cómo era Boggie: fuerte, inquebrantable, machista, violento. Y es por eso que verlo ahí, adornado por un velo blanco me hace pensar que no todo es como creemos; que la vida siempre nos tiene guardada una sorpresa.
Y ahora ahí va, camino al altar, vestido de novia, de la mano de Oscar, el mecánico de la esquina. Demostrando que sigue siendo tan macho como siempre.