Fuego fatuo

Ilustración de Juanno

Alonso, Pedro

Se reconocieron al cruzarse en la barra de una discoteca. Eran dos almas gemelas buscándose mutuamente para consumar su amor eterno. El deseo les arrastró hasta una cama convertida en escenario de una pasión tan ardiente que al rozar sus labios prendieron como fósforos. Al amanecer, de aquel amor no quedaba más que las cenizas.

Comentarios cerrados.