Sin título

Ilustración de Juanno

Bravo, Silvia

Cuando tenía tres años y vivía en Haedo, salió una tarde de sábado, de la mano de su padre, para dar un paseíto. Se maravilló cuando ahí nomás apareció un señor que le dio la mano al papá y a ella le dijo “hola nena”. La nena lo reconoció porque el papá le había mostrado el retrato en un libro y le había contado que se trataba de un genio de la música: ¡era el mismísimo Juan Sebastián Bach, con ropa y peluca del siglo XVIII!
A esta niña le llevó un buen tiempo entender por qué no había podido convencer al padre de que ésa era la pura realidad y no un sueño.