El consejo

Romano, Orlando

─Toma veinte hombres y encamínate hasta los confines orientales de Élide. Donde nace el río Enipeo, de mañana, hallarás a las mujeres de nuestros enemigos.
─¿Las ejecutamos?
─Eso les haría combatir como si ya estuviesen muertos; sólo córtales las lenguas.
─No entiendo.
─Un hombre se mantiene fuerte mientras oye su nombre de labios de una mujer.

Comentarios cerrados.