El saludo

Hinrichsen, Ana

Se saludan con el cariño de madre e hija y caminan hacia la cocina cuando suena el teléfono que está en la mesita frente a la escalera.
Mientras la Nana María contesta, la recién llegada mira hacia la escalera y saluda: “Hola Juani ¿cómo estás?”
Al instante, la otra cuelga el teléfono sin despedirse para preguntar temblorosa:
-“¿A quién saludó Martita?”
-“A Juani que subía ¿por qué?”
-“Porque no hay nadie más en la casa, m’hijita”
Mudas, siguen su camino a la cocina.