La verdad

De Cicco, Rubén José

Cabizbajo, tenía la mirada clavada en la puntera de sus cansados zapatos.
Sin levantar el tono de voz me dijo: Nunca puede ser tan dura la verdad como para esconderse en una mentira.
Me oí responder: Si papá.

Comentarios cerrados.