Demasiada madre

Hidalgo, Paloma

Ella sabrá lo que hace, si mi madre no me deja salir tampoco el próximo sábado le voy a demostrar de lo que soy capaz. Empezaré a volver a casa mañana mismo más tarde de las diez, puede que de las once. No la dejaré que vuelva a elegirme la ropa, ni siquiera los zapatos. Y el día de mi cumpleaños las velas las soplaré yo solito, las cuarenta y dos.