NN

Savoia, Liliana

—Marta… ¿Qué se siente tener una hija desaparecida?
—A mi Inés la han asesinado, Valeria. No hay palabras para describir el dolor. Mi esperanza terminó el día que exhumaron de las fosas comunes las bolsas de huesos enterrados. Inés no estaba entre ellos. Eso me confirma que ella fue arrojada en un vuelo de la muerte. Deseo que escriba que trabajaré sin descanso en la búsqueda de mi nieta, que nació en cautiverio.
La periodista hace un gesto afirmativo con la cabeza.