Tabaré, el guerrero

Resala, Graciela

– ¡Que lo parió! ¡Este tipo enloqueció!-, gritó mientras lo escuchaba en la tele.
– ¿De quién hablás?-, preguntó él desde la cocina.
– Escuchalo, vení y escuchalo…
– ¿Una guerra? Pero, ¿de qué habla?
– Y ahora, me querés decir ¿qué hago yo?-, preguntó ella mientras se agolpaban en su memoria todos los años vividos de uno y otro lado del charco.
– ¿Qué decís? ¡Pero dejate de joder, querés!
– ¿No entendés? Esto es muy serio. Estoy enfrentada a un dilema existencial.
– ¿Qué? Decime, por favor, que no estás hablando en serio.
– Lo miró fijo e insistió: ¿Vos que opinás? ¿Qué me conviene hacer? ¿Me vuelvo y ataco o me quedo y defiendo?
El la miró atónito. Ella comenzó a reír a carcajadas.

Comentarios cerrados.