La creatura

Hinrichsen, Ana

El infortunado brama desesperado: “Madre, madre ¿por qué me has abandonado?” Y Víctor Frankenstein, calla, atemorizado.