Nuestro viaje

Roland, María Enriqueta

Tú fuiste lo mejor que me ha sucedido.
Te sentí dentro mío. Fuimos dos en uno.
El tiempo te separó. Otras mujeres en tu vida.
Yo siempre cerca pero no tenía tu atención.
Había sido, ya no era.
Me enteré que te marchabas, sin regreso posible.
Imposible seguir viviendo sin tenerte sólo por un minuto nuevamente.
Te encontré. Estabas profundamente dormido.
¡Te besé tanto! Por momentos suspirabas y creí que sabías que era yo.
Me acosté a tu lado como muchas veces antes y te acaricié con todo mi profundo amor.
He venido para compartir tu nuevo destino. Juntos como antes.
¡Has apretado mi mano!
Tu respiración se está apagando. Cerraste los ojos .Tomé el veneno.
Comienza nuestro viaje.
Te dije al oído:
-¡Llegó mamá!