Dos de diciembre, día de duelo

Finguer, Laura

– ¡Dejame, Darío!!!
– ¡Dame dulces!!!- dijo Darío.
Dalia diole duraznos. Darío devoró, dócil; después durmió.
Dalia lo destrozó de doce dentelladas.