Duelo

Bordagaray, María Belén

Desapareces. Durante días de dolor, desazón, desarraigo despertar desconcertada despojándome de decenas de detalles, dejándote deslizar. Debía despedirte. Demasiado desarraigo, desgastando dudas, descubriendo deudas, diálogos desatendidos. Debo detenerme dejando dócilmente disuadirme, doblegarme y desprenderme del dolor. Despacio disuelvo, disculpo, dejando diluir demasiado duelo. Dulcemente dejas destellos de dicha despertándome distendida, disfrutándote desde desafiantes distancias. Difícil diligencia del destino.

Nota: Escrito a mi padre que ayer habría cumplido años y nos dejó hace 4 meses.