Días difíciles

Fulco, Omar

Después de dos discursos demoledores; de denuncia, dijéronle:
– Diputado, déjese de diatribas; dialoguemos.
– ¡Déspotas! ¡Deshonestos!
– ¡Discúlpese! ¡Desconsiderado!
Durante dos días, debatieron disimuladamente. Despejaron dudas. Difundieron documentos; decidieron desprestigiarlo.