Día de duelo

Cabrera, Rubén Faustino

Dejé decenas de demostraciones dactilares desparramadas durante, después del desastre: Desdémona degollada, desangrándose. Después deambulé desorientado. Descubriéronme. Decidieron detenerme. Decliné defenderme. Dispararon. Dieron diez disparos debajo de dentadura. ¿Destino? ¿Designio divino? ¿Derrotero del delito? Descabezado, decapitado. Degollado, Desdémona.